Todos los artículos

Nanopartículas contra la hepatitis C y el linfoma de manto

Nanopartícula

Nota aclaratoria: Las nanopartículas son una tecnología real actualmente en uso. Los nanorrobots (o nanobots) son tan sólo una predicción, una tecnología emergente. Aunque actualmente hay una carrera en el campo de la nanorrobótica entre instituciones educativas y megacorporaciones, con inversiones de miles de millones de dólares anuales, los nanorrobots aún no existen. 


Una nanopartícula es un objeto minúsculo que, según sus propiedades, se considera una unidad. Las nanopartículas miden entre 1 y 100 nanómetros y son útiles porque forman un puente entre las cosas visibles en nuestra vida diaria y estructuras moleculares o a nivel atómico. 

El microbioma y el viroma humanos

Bacteriófagos en la pared celular de una bacteria

Uno de los cambios de paradigma en la ciencia actual es que no somos tan solo individuos sino comunidades. Estudios de microbiología han establecido que en nuestro cuerpo habitan unas diez mil especies de microbios, trillones de microorganismos individuales, infectados a su vez por un número astronómico de virus. Estamos llenos de bacterias y nuestras bacterias están llenas de virus. El microbioma humano, también llamado microbiota, consiste en bacterias, hongos y arqueas que habitan las varias capas de la piel, la boca, el sistema digestivo, la vagina y las conjuntivas. La inmensa mayoría de ellos son inofensivos y muchos son necesarios en procesos vitales, como la digestión, y han evolucionado con nosotros.

OJO CLÍNICO

Enrique Goldbard
Reforma, México, 2 mayo de 2012

Parkinson

En uno de esos días a los que se le adjudica la celebración de algo que no tiene razón para ser celebrado, en este caso el 11 de abril convertido en Día Mundial de la enfermedad de Parkinson desde 1997, se ha tratado de hacer conciencia sobre la que se considera como la enfermedad degenerativa del sistema nervioso central con más impacto en la población mundial adulta.
Este padecimiento, descrito por primera vez en 1817 por el médico ingles James Parkinson y bautizado con el nombre de "parálisis agitante", queda caracterizado de ahí en adelante con esos dos simples términos aparentemente paradójicos.
La enfermedad de Parkinson (o PD, en inglés), a pesar de los indudables avances en el ámbito de la investigación el origen, evolución, síntomas, diagnóstico, tratamiento y demás, es innegable que quedan grandes lagunas, incluso en información que debiera ser fácil de obtener, como es la epidemiológica. En México se habla de 500 mil casos, misma cifra que se maneja para los Estados Unidos, país con el triple de población que el nuestro. En la Unión Europea la cifra es de 1.2 millones de enfermos, cuando tan sólo en el Reino Unido algunas fuentes mencionan cerca de un millón de casos.
Además, en el mismo renglón, un 10 por ciento de pacientes con Parkinson se hallan en la actualidad en el grupo de adultos menores de 50 años, los casos de gente famosa como Mohammed Alí y el actor Michael J. Fax son de sobra conocidos
Otra área de desconocimiento, extrañamente, es la sintomatología, aún cuando al parecer todo mundo sabe que el Parkinson se caracteriza por alteraciones motoras como la rigidez y los temblores. En una encuesta efectuada en línea en el 2009 por la Asociación Europea de la Enfermedad de Parkinson en la que participaron alrededor de 5 mil personas, más del 50 por ciento de ellas desconocía que el Parkinson era un padecimiento neurológico que trastornaba el movimiento y más del 75 por ciento ignoraba que la rigidez era una manifestación clave de la enfermedad.
Aunque los signos motores como los mencionados son característicos, existen otros no motores que pueden ser tan insoportables o más que los primeros, como por ejemplo: problemas de sueño, depresión, alteración de la visión y del sentido del olfato, déficit de atención o dificultad para planear y efectuar tareas cotidianas.
Se sabe ya desde hace algún tiempo que la pérdida de células productoras de la sustancia química dopamina provoca la enfermedad; se desconoce, no obstante, el mecanismo íntimo. El factor genético como causa es una de las certezas.

SALUD. Hipótesis de la higiene: Una vida limpia es mala

Comer del suelo: Por qué una vida limpia es mala para usted

Scientific American publicó el 29 de enero de 2012 un artículo titulado “Eating off the Floor: How Clean Living Is Bad for You”, cuyo autor, Rob Dunn habla sobre su reciente libro donde expone una tesis interesante sobre los peligros de una higiene exagerada.

Damos aquí un breve resumen del artículo.

10 pasos para llevar una vida más sana y con más abundancia adoptando las bacterias que nos rodean

A grandes rasgos, una vida (no muy) sucia es buena y una vida (muy) limpia es mala. En parte, estamos formados por bacterias, si hubiéramos de deshacernos de toda vida en nuestra piel y sistema digestivo casi con certeza moriríamos. Pero lo expandí para incluir una idea ligeramente más compleja: la hipótesis de la higiene, cuyo argumento es más o menos el siguiente. Los seres humanos cambiamos una existencia rural al aire libre por estilos de vida urbanos, en departamentos con ventanas selladas y superficies que son limpiadas constantemente con productos antibacterianos. Esta transición nos robó la oportunidad de “ensuciarnos” afuera. También “limpió” muchas de las especies con las que necesitamos convivir porque nos permiten ensuciarnos sin enfermar. Esta combinación causó que muchos de nuestros sistemas inmunes no se desarrollaran normalmente.(Nota 1) Como consecuencia, nuestros sistemas inmunes tienden a “echarse a perder” cuando vivimos en ciudades. Se rebelan contra nosotros bajo las formas del asma,  las alergias, la enfermedad de Crohn, la enfermedad inflamatoria intestinal y, dependiendo a quién le preguntes, quizá hasta la esclerosis múltiple y el autismo. En otras palabras, una vida limpia de cierto tipo puede ser la raíz de la mayoría de las enfermedades crónicas modernas.

La hipótesis de la higiene es, a la vez, elegante, general, importante, vaga y muy poco estudiada. Se sabe muy poco sobre cómo un cambio en las bacterias que nos rodean pueda afectar de forma negativa nuestro sistema inmune (aunque esto seguramente cambiará pues el número de científicos que estudian este problema está creciendo). Todavía menos se conoce sobre cómo se alteran las poblaciones de microbios en respuesta a nuestros diferentes estilos de vida. Cuando no se conoce nada, muchas cosas parecen posibles. El inicio de cualquier campo, como en este caso el de la microbiología doméstica, son igualmente fascinantes y frustrantes, una especie de lejano Oeste donde todos están armados con ideas y listos para disparar.

¿Es eso un gusano en mi colon? Algunas cosas han sido estudiadas. Se ha probado que la presencia o ausencia de gusanos en el intestino de una persona puede influir su sistema inmune. Quitarle los gusanos a alguien puede causar que adolezcan más frecuentemente de enfermedades autoinmunes. En cambio, regresarles esos gusanos los haría menos propensos a sufrir de enfermedades autoinmunes. El proceso exacto en que los gusanos afectan nuestros sistemas inmunes todavía no es conocido, pero es claro el efecto negativo de removerlos, al menos para algunas personas. Aun así, perdimos nuestros gusanos porque empezamos a usar plomería y a andar en zapatos. Cuando la gente habla de regresar a la naturaleza y dejar de ser excesivamente limpios rara vez se refieren a defecar cerca de las manos y pies de otras personas. Los mismos sistemas de salud pública que eliminaron nuestros gusanos también salvan vidas, previniendo la transmisión de otros patógenos como el cólera, de la misma manera. Pero hay más de un gusano en el fondo de esta historia.

Si la hipótesis de la higiene tiene razón, podemos anticipar que la composición de bacterias y otras especies microscópicas en individuos o en casas varían en función de nuestros estilos de vida; y, de la misma forma, nuestra salud debería variar en función de la composición de estos microbios. La buena noticia es que esta predicción es de fácil estudio.

¿Tú cómo harías el estudio? Nuestro enfoque se limitaría a muestrear los microbios de domicilios en áreas rurales y urbanas para después, en los mismos hogares, entrevistar a sus habitantes sobre su salud y bienestar, en particular sobre lo relacionado a aflicciones del sistema inmune (aún no llego pero revisa la nota cuatro cuando la veas). La hipótesis de la higiene no especifica si es la diversidad (cuántos tipos), la composición (qué tipos) o la abundancias (cuántos en total) de vida microscópica lo que importa. Los tres son mesurables. Sería relativamente sencillo, mas no barato.

En mi opinión, sospecho que sea cual fuere el resultado, probablemente depende de otros factores. No parece probable que vivir en Río de Janeiro consiste en el mismo tipo de vida urbana que, digamos, en Nueva York,  en cuestión de estar expuestos a diferentes números y tipos de especies microbianas. El clima es diferente. Las otras especies prevalentes (por ej., pájaros, murciélagos, mascotas e insectos) son diferentes. También parece que, dentro del mismo ambiente urbano, los edificios tienen diferencias en función de su arquitectura, diseño y materiales de construcción. O por lo menos uno espera eso, que cómo hagas un edificio influya a quienes lo habiten. Las palomas prefieren anidar en estructuras verticales. Casas con áticos son mejores para los murciélagos. Pero lo que sabemos suele ser de animales, y peor aún, sobre todo de animales vertebrados.  ¿Y qué pasa con los microbios? Alguien debe estudiar cómo cambian, en función de cómo y dónde vivimos. Afortunadamente, alguien lo hizo, más o menos.

En diciembre del 2011, Steven Kembel, un investigador asociado en el Centro de Biología y Ambiente Construido de la Universidad de Oregon (BioBE, por sus siglas en inglés), y sus colegas publicaron un estudio en el que comparan la composición  microbiana de cuartos de hospital que diferían de acuerdo a su diseño.

(Nota 1) S.W. Kembel, E. Jones, J. Kline, D. Northcutt, J. Stenson, A.W. Womack, B. J. M. Bohannan, G. Z. Brown y J. L. Green, 2012. “El diseño arquitectónico influye la diversidad y estructura del microbioma ambiental construido”. The ISME Journal.

Crecen temores que amateurs podrían crear un virus mortal

Por CARL ZIMMER
The New York Times, 14 abril 2012

¿Qué tan fácil es hacer un virus mortal?

La interrogante ha surgido hace poco, gracias a dos controvertidos experimentos que transformaron el virus de la gripe aviar, el H5Nl, en formas mutantes que se propagan en mamíferos.
Después de meses de intenso debate mundial, los científicos reunidos en febrero por la Organización Mundial de la Salud recomendaron publicar los resultados. y el mes pasado, asesores de bioseguridad del Gobierno de EU dijeron apoyar la publicación de los estudios -ya sometidos a revisión- porque no revelan detalles que podrían ser usados por bioterroristas.
Las revistas Nature y Science dicen que planean publicarlos lo más pronto posible.
Aunque los terroristas y cultos han sido una preocupación durante mucho tiempo, algunos científicos también temen que la publicación podría permitir a amateurs curiosos recrear el virus mutado –lo que incrementa el riesgo de una liberación accidental.
En el curso de la década pasada, más biólogos aficionados han comenzado a hacer experimentos genéticos propios. Hoy, el sitio de internet DIYbio.org tiene más de 2 mil miembros.
"Me preocupa el científico de cochera, el científico tipo hágalo usted mismo, la persona que simplemente quiere probar suerte y ver si puede lograrlo", expresó hace poco Michael T. Osterholm, de la Universidad de Minnesota, en una junta de expertos de bioseguridad, en Washington, D.C.
Arturo Casadevall, del Colegio de Medicina Albert Einstein, en NY, quien con Osterholm es miembro del consejo que inicialmente recomendó que no se hiciera la publicación, coincidió, al decir: "Los humanos son muy ingeniosos".
Los biólogos tipo hágalo usted mismo afirman que dichos temores son exagerados.
"Realmente estoy harta de las personas que agitan esta bandera roja en particular", externó Ellen D. Jorgensen, bióloga molecular que es presidenta de Genspace, un "laboratorio de biotecnología comunitario", en Nueva York.
En la reunión de bioseguridad, Ron Fouchier, quien encabezó al equipo holandés que creó el virus mutado conocido como mutH5Nl, describió parte del experimento, que utilizó métodos bien establecidos: Los científicos introdujeron mutaciones en los genes de la gripe H5Nl que creyeron podrían ayudar a la gripe aviar a infectar a mamíferos. Les dieron los virus a hurones, esperaron a que se enfermaran y posteriormente transfirieron los virus a otros hurones, para terminar con una cepa que podía diseminarse de un hurón a otro en el aire.
Hay varias maneras en que los virólogos capacitados podrían hacer el mutH5Nl. Podrían tomar la secuencia del genoma públicamente disponible del H5Nl y reescribirla para incluir nuevas mutaciones, y después simplemente copiar la nueva secuencia en un correo electrónico.
Una compañía de síntesis de ADN más tarde devolvería segmentos inofensivos de los genes de la gripe, pegados en elADN de las bacterias. Los científicos podrían recortar los segmentos virales, pegarlos juntos e inyectar los genes del virus reconstruido en células. Las células comenzarían a hacer virus mutH5Nl.
Virólogos capacitados, conociendo las mutaciones adquiridas por mutH5NI, podrían simplemente alterar los virus H5Nl normales en los mismos sitios en sus genes para igualarlo.    .
Los virólogos podrían hasta deducir cómo hacer mutH5Nl a partir de los pocos detalles que han surgido. Varios reportes dicen que los virus holandeses contenían sólo cinco mutaciones, y éstas muy probablemente se encontraban en sitios clave involucrados en introducir virus a células huésped.
Los aparatos para reproducir trozos de ADN se venden por unos cuantos cientos de dólares en eBay.    .
Es difícil predecir cómo la evolución de la biotecnología afectará el riesgo de patógenos cultivados en casa. Aunque podría ser retador hacer un virus de la gripe en particular, como el mutH5Nl, no es difícil tratar de producir nuevos virus de la gripe.
"Si eres un granjero en alguna parte de China podrías hacerlo", señaló Steffen Mueller, virólogo en la Universidad Stony Brook, en Nueva York, al poner algunas gallinas enfermas en contacto con hurones.
Algunos expertos dicen que independientemente de cómo podría surgir un virus letal, lo importante es ser capaz de derrotarlo, para evitar una catástrofe global como la pandemia de gripe de 1918, que mató a 50 millones de personas.
"Necesitamos un programa urgente para una vacuna contra la influenza generalizada", expresó Ron Atlas, microbiólogo en la Universidad de Louisville. "Quitaríamos de la mesa otro suceso tipo 1918".

El gran debate acerca del cáncer de próstata

Síntesis del artículo The Great Prostate Cancer Debate
Por Marc B. Garnick, en Scientific American, febrero 2012

Recientemente se publicaron dos estudios con nuevas evidencias de lo que ya se sospechaba. Los estudios se realizaron en Europa y en Estados Unidos e incluyeron a varias decenas de miles de hombres a lo largo de una década. La conclusión de ambos: Los chequeos de la próstata no reducen el riesgo o número de muertes a causa del cáncer de próstata. Ante tal evidencia, algunos médicos han comenzado a sugerir alternativas, en medio de gran controversia.

Como ya se sabe, en muchos casos, el tratamiento precoz del cáncer de próstata tiene efectos adversos, como incontinencia, sangrado rectal, disfunción eréctil y hasta la muerte. A pesar de ello, no hace mucho tiempo, todos los especialistas aseguraban que el tratamiento temprano del cáncer de próstata era la mejor opción. Pero hoy en día la opinión está dividida. El cáncer de próstata tiene características y desarrollo diferentes en cada paciente. Más de la mitad de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata entre los 50 y 60 años murieron por otra causa. Esta cifra supera el 75% en casos detectados en pacientes mayores de 80 años.

Una prueba de sangre es la norma para el primer diagnóstico, pero no es una prueba que detecte la presencia de células cancerígenas en la próstata, sino sólo el nivel de una sustancia proteica llamada antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés). Un nivel elevado de PSA puede sugerir distintos escenarios: la existencia de tumores benignos en la glándula prostática (normales a una edad avanzada), infecciones, actividad sexual o la proliferación de células malignas.

Si se detectan anormalidades en la prueba de PSA se realiza una biopsia. Aunque con las biopsias es posible concluir de manera terminante si existe o no un cáncer, el problema se complica. No hay una prueba contundente que determine si se trata de un cáncer agresivo, que requiera tratamiento inmediato, o de un cáncer lento (o incluso sin crecimiento) y microscópico, que nunca provocará molestia alguna. Ya detectado el cáncer de próstata, existen dos tipos de tratamiento para intentar curarlo. Uno es la cirugía, la extirpación de la próstata; el otro es la radioterapia, radiaciones ionizantes que destruyen la próstata. Dada la posición de la próstata en el cuerpo, ambos tratamientos tienen efectos secundarios que van de lo incómodo a lo muy grave.

A la luz de los estudios recientes, se ha reconocido que existen varios tipos de cáncer de próstata que no ponen en peligro inmediato al paciente. Se requiere valor para que un doctor deseche sus creencias de mucho tiempo y diga en público: Durante muchos años mi práctica de la medicina fue fallida, debí haber dado a mis pacientes, como opción válida, la posibilidad de no recibir tratamientos riesgosos. Y aparte de reconocer los errores, hace falta dar un paso más, el cambio en la práctica. Cuando se detecta un cáncer de próstata, podemos evitar el tratamiento invasivo y sugerir una estrecha observación y un más sano estilo de vida.

Experimentan dolor pero sin razón aparente

Encaran mujeres afección ‘fantasma’


> Existe evidencia que vincula el abuso físico y emocional con la fibromialgia

Natalia Vitela
Reforma, México, 2 mayo de 2012

La historia de quienes tienen fibromialgia es de dolor, el cual se perpetúa durante toda su existencia; esto no sólo porque es el principal síntoma de esta enfermedad, sino porque, además, su desarrollo se asocia con la presencia de violencia.
María Isabel Barrera, psicóloga del Instituto Nacional de Psiquiatría, explica que existen datos de que las personas con este padecimiento tienen historias de abuso durante la infancia y la adolescencia, y esto provoca que, al mantener estrés crónico durante mucho tiempo, su sistema nervioso, el cual ya estaba predispuesto, sufra un desequilibrio.
En consecuencia, los pacientes experimentan dolor crónico generalizado en cualquier parte" del cuerpo, además de que éste suele ser muy intenso. "Las alteraciones en el sistema nervioso ocasionan que los pacientes sientan tres veces más el dolor", afirma.
Una de las principales problemáticas qué enfrentan los pacientes, explica, es la falta de diagnóstico, pues el dolor es una experiencia muy subjetiva y hay pocos instrumentos que lo evalúen; por ello se invalida la enfermedad o se minimiza por parte de médicos y familiares.
La intensidad y la variedad de las molestias contrastan con las pocas anormalidades que se encuentran en los exámenes físicos, señala, Manuel Martínez, en su libro Fibromialgia. El Dolor Incomprendido. Un Problema de Salud de la Mujer Contemporánea (Aguilar).
''La pareja y los hijos mantienen la violencia, de la que han sido víctimas quienes tienen la enfermedad, al no creerles que sienten dolor y al exigirles que realicen su vida normal pese a sus síntomas; además, las tachan de controladoras y manipuladoras", asegura Barrera.


AFECTA MÁS A MUJERES

De cada 10 personas con fibromialgia, 9 son mujeres, las cuales tardan hasta dos años en llegar con el especialista –médico internista o neurólogo- que les dé el diagnóstico correcto.
La fatiga crónica es otro síntoma característico de esta enfermedad. Martínez indica que, además de los síntomas antes mencionados, existen otras características distintivas, como alteraciones del sueño, entumecimiento del cuerpo por las mañanas, hormigueo o calambres en brazos y piernas, dolor de cabeza, intestino irritable y ansiedad o depresión.
''Recientemente, se han reconocido otras molestias que pueden estar asociadas a la fibromialgia, tales como el crispamiento de la mandíbula con dolor durante la noche (el llamado síndrome témporo-maxilar) y la cistitis no infecciosa", índica la psicóloga.
El padecimiento suele confundirse con enfermedades que también producen dolor generalizado o fatiga, como artritis reumatoide, lupus y espondilitis anquilosante, entre otras.
Barrera agrega que el tratamiento farmacológico consiste en el uso de moduladores de dolor acompañados de antidepresivos. Otros pilares importantes son la atención psicológica y el ejercicio de bajo impacto, como yoga o natación.

Una plaga de laboratorio

H5N1 es una cepa del virus de influenza que ha destruido la industria avícola en varios países. A fines del siglo XX, cruzó la barrera entre las especies y comenzó a cobrar vidas humanas, con un 60% de mortandad. Desde entonces, aunque sólo se han verificado 600 casos y no ha habido contagios de persona a persona, epidemiólogos en todo el mundo han debatido sobre su potencial pandémico. Algunos científicos se han dado a la tarea de crear cepas más patógenas y más fácilmente transmisibles. Ron Fouchier, virólogo del Centro Médico Erasmo, en Rótterdam, creó una cepa que lo hizo contagioso y transmisible por el aire. Cinco mutaciones en dos genes del virus (todas ya presentes en su forma natural, aunque no en cepas diferentes) y un grupo de hurones fue todo lo que requirió, proceso que resultaría replicable si se publica el estudio, financiado por una agencia de salud del gobierno de Estados Unidos.

Fouchier alega que es necesario forzar estas mutaciones en un virus tan patógeno para demostrar que es posible y así alertar a la comunidad mundial, y quiere publicar el resultado de sus investigaciones para beneficiar a otros científicos. “Hay virólogos muy respetados que hasta hace poco negaban la posibilidad de contagio por el aire entre mamíferos. Yo no estaba de acuerdo”, dice Fouchier. Algunos expertos del campo le dan la razón: puede ayudarnos a estar mejor preparados, dicen. Por el contrario, otros especialistas, entre ellos expertos en armas biológicas, seguridad y bioterrorismo, no sólo niegan la necesidad de este estudio sino aseguran que, ya sea la información o el virus mismo, saldrá a la luz tarde o temprano, y citan ejemplos.

El 20 de enero del 2012, Fouchier, junto con un grupo de virólogos, publicó una carta donde anuncia que su estudio y otros similares entrarán en una moratoria voluntaria de dos meses para darle tiempo al debate internacional. Otros virólogos que trabajan en estudios similares al de Fouchier son Adolfo Sastre-García (investigador del Hospital Monte Sinaí, en Nueva York, y becado por la misma agencia estadounidense que financia el estudio de Fouchier) y Yoshihiro Kawaoka (autor e investigador de la Universidad de Wisconsin-Madison). Cabe señalar que, aunque se anunció como un retraso voluntario, fue forzado en parte por la difusión extensa que han tenido sus experimentos en los medios de comunicación. Si algunas comunidades clave se quejan lo suficiente, existe la probabilidad de una prohibición o bloqueo a nivel gubernamental, ya sea del gobierno holandés o estadounidense.

El 26 de marzo, Fouchier anunció en un podcast que continuará su estudio en las próximas dos semanas. Por lo pronto, el gobierno de Estados Unidos aún no ha tomado una decisión al respecto. El Consejo Nacional Asesor de Ciencia para la Bioseguridad (NSABB, por sus siglas en inglés), del Departamento de Salud de Estados Unidos, se reunirá el 29 y 30 de marzo para inspeccionar la última versión del estudio.

Comentario: Por supuesto, parece una historia de horror y estoy de acuerdo que los niños no deben jugar con fuego (o sea, nuestros científicos con cosas que todavía no entienden bien). Pero hay muchas variables que no han sido tomadas en cuenta en los medios: que no se murieron los hurones por contagio por aerosol. Que el porcentaje de muertes (60%) no es real, de seguro hay muchos casos que no son graves y nunca se reportan, por parecer gripas normales. Fouchier es un ejemplo de cómo no debe ser la personalidad de un científico: vano, petulante, presumido, etc., aunque su estudio sí amerita reconocimiento y debate.
Parece que lo que más le sorprendió a Fouchier de todo el asunto no fue el hecho de comprobar que es posible la transmisión, sino que él y Kawaoka encontraran las mismas mutaciones por medios totalmente diferentes.

Referencias

Podcast con Fouchier (habla él a partir del minuto 25) 

Comunicado de prensa sobre la interrupción voluntaria del estudio de Fouchier

http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=next-influenza-pandemic

http://news.sciencemag.org/scienceinsider/2012/01/in-dramatic-move-flu-researchers.html

http://news.sciencemag.org/scienceinsider/2012/01/flu-researcher-ron-fouchier-its.html

 

El misterio de la diabetes

Síntesis del artículo A Diabetes Cliffhanger
Por Maryn McKenna en Scientific American, febrero 2012

Aunque los dos tipos principales de diabetes comparten el mismo defecto (el cuerpo no puede suministrar la insulina necesaria para controlar los niveles de azúcar en la sangre), conllevan procesos casi opuestos. La diabetes tipo 1 es una condición autoinmune, el mismo cuerpo ataca y destruye las células encargadas de producir la insulina, las células beta del páncreas. La diabetes tipo 2 es una enfermedad metabólica, los tejidos que requieren de insulina para absorber glucosa (como los músculos y el hígado) se vuelven resistentes a la presencia de insulina.

Un hecho alarmante es que los casos de diabetes están en aumento. Pero si bien las causas de la diabetes tipo 2 han sido explicadas (estilos de vida sedentarios, consumo excesivo de azúcares, obesidad y peculiaridades en más de 30 genes, contribuyen al riesgo de contraerla), en el caso de la diabetes tipo 1 hay más dudas que respuestas. Estudios recientes sobre la diabetes tipo 1, antes llamada diabetes juvenil porque suele afectar sobre todo a niños y jóvenes, han mostrado un índice de crecimiento anual de entre el 3 y el 6% en todos los continentes.

Dada la paridad de aumento a lo largo de casi todo el mundo, para explicar esta tendencia ya no es posible culpar sobre todo a factores genéticos: el ambiente tiene un papel primordial. Hay algo que nos está enfermando, extiende su influencia a nivel mundial y es accesible desde muy temprana edad. Algunos investigadores lo atribuyen a la alimentación, desde el uso cotidiano de productos con gluten (la proteína más abundante del trigo, muy empleada en la industria alimenticia), hasta hongos microscópicos que residen en ciertos tubérculos comestibles. Otros han sugerido que es producto de la acción de virus, bacterias o parásitos, una versión actualizada de la “hipótesis de la higiene”.

La hipótesis de la higiene vincula un estilo de vida higiénico con la proliferación de alergias y otros padecimientos. La higiene, que define parte de la civilización actual, puede obstaculizar que el sistema inmune se desarrolle de forma apropiada. Por ejemplo, durante la infancia el cuerpo se adecua a la presencia de alergenos y aprende a reaccionar con mesura; si no encuentra estos alergenos durante la infancia, tendrá una reacción exagerada cuando finalmente lo haga, originando multitud de alergias. Sin ese aprendizaje, además, es posible que sean rechazados ciertos compuestos formados en el cuerpo, como lo es la insulina en el caso de la diabetes.

Existe aún otro posible culpable: la obesidad. En general, se sabe que el sobrepeso causa una sobreproducción de insulina, lo contrario que en la diabetes tipo 1, pero se ha propuesto la posibilidad de que la obesidad exacerbe la producción hasta llegar a quemar las células beta del páncreas. Esta es la hipótesis aceleradora o de sobrecarga, entre más kilos de sobrepeso tenga un niño, más temprano fallarán las células beta.

El misterio del origen de la diabetes tipo 2 todavía no ha sido resuelto y, desafortunadamente, por lo pronto será más difícil resolverlo en medio de las tendencias actuales, marcadas por el aumento de casos de obesidad, la continua introducción de sustancias nuevas en los alimentos y el sedentarismo.