¿La extinción del ajolote?

Ambystoma mexicanum

El monstruo acuático de la Ciudad de México se encuentra en peligro de desaparecer.

Los jardines flotantes de la Ciudad de México, en Xochimilco, albergaban un sinnúmero de ajolotes (Ambystoma mexicanum) hace 100 años. Hace 30 años aún existía una población robusta de este peculiar anfibio pero los últimos censos demuestran que está a punto de extinguirse. Las chinampas (jardines flotantes donde se ha cultivado desde la época de los aztecas) todavía existen pero a partir de los 60s se promovió el uso de fertilizantes y pesticidas, que han contaminado el hábitat del ajolote. En los canales de Xochimilco pueden encontrarse, aseguran los chinamperos, desde sillas de ruedas hasta televisiones.

Antes de la llegada de los españoles a América, el valle de México contenía un enorme sistema de grandes lagos: Xochimilco, Texcoco, Chalco; un ecosistema perfecto para el ajolote. A partir de 1607 comenzaron las construcciones de canales y sistemas de drenaje y los lagos fueron desapareciendo uno por uno. Texcoco fue el último pero, para 1950, ya estaba completamente seco. La mayoría del agua del Texcoco actual proviene de una planta de tratamiento en el Cerro de la Estrella, a 150 km de distancia. Además de la contaminación y la destrucción de su hábitat, el ajolote ha tenido que competir con la tilapia, un pez que fue introducido a la zona para controlar los mosquitos y comercializarse para su consumo, pero que ahora domina el ecosistema.

El destino del ajolote (animal endémico del sistema lacustre del valle) ha estado, entonces, atado al desarrollo de la Ciudad de México. Ha sido su víctima pero también ha ejercido una profunda influencia en la cultura mexicana, en su arte, su literatura y hasta su gastronomía: murales, graffiti, cuentos, tamales… También ha fascinado a la ciencia. En un principio se pensó que era la etapa larval de la salamandra pero no, el ajolote no conoce la metamorfosis y vive en una eterna infancia. Hoy en día, biólogos se encuentran estudiándolo para comprender su habilidad de reconstruir partes de su cuerpo y, como se reveló hace poco, por tener la cadena de ADN más extensa que se conoce (10 veces más que la del ser humano). El ajolote ha sido a adaptado a la vida en cautiverio y es criado en acuarios y laboratorios en todo el mundo. De cualquier forma, los ajolotes utilizados en laboratorios y gran parte de los ajolotes en tiendas de mascotas carecen de diversidad genética pues descienden de un grupo de alrededor de 50 ajolotes llevados a Francia a mediados del siglo XIX.

Axolotl de acuario

Pero su realidad en el ecosistema original, el valle de México, es más triste. Un censo profundo de 1998 contó un promedio de 6 mil ajolotes por km cuadrado en Xochimilco; en el año 2000 el número ya había caído a mil ejemplares; para 2008 se desplomó a 100; el último censo, en 2015, descubrió tan sólo 35 ajolotes en cada km cuadrado. Si no se hace algo extraordinario, pronto, el ajolote en estado salvaje se extinguirá en alrededor de cinco años.

Ese algo es Refugio Chinampa, un proyecto de rescate del ajolote, considerado el hermano gemelo de Quetzalcóatl en la mitología azteca, dirigido por un grupo de investigadores del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México. Luis Zambrano González dirige el proyecto, que incluye una colaboración muy estrecha con varios chinamperos de Xochimilco. Los chinamperos, unos cuantos (a la fecha hay diez refugios para ajolotes), se han comprometido a no usar pesticidas ni fertilizantes y a acondiconar sus canales como ecosistemas para ajolotes. Una vez que las condiciones sean propicias, los biólogos liberarán ajolotes en el área restaurada. En pocas palabras, se puede decir que se ha regresado a la chinampa tradicional: Un sistema de agricultura muy productivo que se auto fertiliza constantemente y produce seis cosechas al año sobre lodo nutritivo.

La paradoja del ajolote, que nos observa a través del cristal de su acuario, es que se trata del anfibio más abundante en tiendas de mascotas y laboratorios en todo el mundo aunque casi ha desaparecido de su hábitat original.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Ajolotes en crisis: La pelea para salvar al monstruo acuático de la Ciudad de México

El anfibio amado por la biología, el ajolote, y su carrera a la extinción

No hay comentarios aún en “¿La extinción del ajolote?” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Otros Artículos

Artículos relacionados