La pandemia y el NO2

China central, contaminación

La pandemia de coronavirus ha detenido la actividad industrial en buena parte del mundo: la contaminación ambiental está en pausa.

Imágenes obtenidas por satélites de la Agencia Espacial Europea (ESA) muestran que los niveles de contaminación en el mundo se han reducido sobremanera. Un experto dijo que el cambio repentino representa “el experimento a mayor escala jamás hecho” en términos de reducción de emisiones industriales.

Lecturas del satélite Sentinela-5p revelan que en las últimas seis semanas los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) sobre ciudades y brotes industriales en Asia y Europa se encuentran significativamente menores que durante el mismo periodo del año pasado. El dióxido de nitrógeno es producido por los motores de los automóviles, plantas de energía y otros proceso industriales y se cree que exacerba trastornos respiratorios como el asma. A pesar de no ser un gas de invernadero por sí solo, este contaminante se origina en las mismas actividades y sectores industriales que son responsables de una gran parte de las emisiones de carbono que provocan el calentamiento global.

Paul Monks, profesor de contaminación del aire en la Universidad de Leicester, predijo que habrá lecciones muy importantes a aprender. “Estamos, sin darnos cuenta, conduciendo el experimento a mayor escala jamás visto”. Y añadió: “¿Acaso estamos atisbando lo que sería el futuro si pudiéramos avanzar a una economía con bajo consumo de carbono? No se pretende restarle importancia a la pérdida de vidas humanas, pero esto podría darnos esperanza en medio de la tragedia. Observar lo que se podría lograr”. “Es probable”, continuó, “que la reducción en la contaminación del aire beneficie a personas en categorías susceptibles, por ejemplo a gente que sufre de asma. Un nivel alto de contaminación del aire exacerba la actividad viral porque provoca inflama y menoscaba la inmunidad”.

La agricultura, por otro lado, podría recibir un impulso fuerte ya que la contaminación es una traba para el crecimiento de las plantas. La Organización Mundial de Salud describe el NO2 como un “gas tóxico que provoca inflamación profunda en las vías respiratorias” a una concentración mayor de 200 microgramos por metro cúbico. Las partículas de contaminación también son un vector para ciertos patógenos, además de agravar problemas ya existentes de salud. La OMS se encuentra investigando si las partículas de contaminación en el aire constituyen un vector que propaga el virus de Covid-19 y lo vuelve más virulento.

Una de las disminuciones mayores en niveles de contaminación se puede apreciar sobre la ciudad de Wuhan, en China central, que se encuentra en cuarentena estricta desde la segunda mitad de enero. La ciudad, de 11 millones de personas, funciona como un centro importante de transporte y es hogar de cientos de fábricas que producen partes de automóviles y otros productos de maquila a las cadenas de suministro global. De acuerdo a la NASA, los niveles de NO2 a lo largo de China central y oriental han sido hasta 30% menores de lo normal.

Los niveles de NO2 también se han desplomado en Corea del Sur, que durante largo tiempo luchara contra emisiones altas del compuesto por culpa de su enjambre de plantas de energía a base de carbón pero también por su proximidad a instalaciones industriales de China. Los cambios en el norte de Italia son de particular interés porque el humo del cúmulo de fábricas en esta región suele ser atrapado contra los Alpes al final del Valle Po, lo que lo convierte en uno de los principales focos de contaminación en Europa Occidental. Desde que el país entró en cuarentena, el 9 de marzo, los niveles de NO2 en Milán y otras partes del norte de Italia se han reducido en un 40%. “Esto no tiene precedentes”, dijo Vincent-Henri Peuch, director del Servicio Atmosférico Copérnico, antes habíamos visto variaciones diarias según el clima, pero nada que detuviera las emisiones tanto tiempo como en esta ocasión”. Además de la reducción en el centro industrial de Italia, el tráfico de automóviles es mucho menor que en otros años. Peuch agregó que los satélites están percibiendo señales similares en otras ciudades europeas según van añadiéndose a la cuarentena, aunque los datos todavía deben examinarse con cuidado para determinar el patrón.

Aunque el Reino Unido se encuentra más de una semana atrás de Italia en términos de la propagación de la pandemia, monitores en carreteras ya reflejan niveles menores de contaminación en Londres. Monk concluyó: “Creo que debemos salir de esta con la conciencia del potencial de cambio, de como van a impactar al mundo diferentes estilos de vida y prácticas laborales. El reto es pensar y decidir, ¿realmente necesitamos manejar aquí y allá y a todos lados, o quemar combustible para esto y lo otro y todo lo demás?

 

Traducción: IIEH

Fuente: La pandemia de coronavirus conduce a una enorme reducción en la contaminación del aire

No hay comentarios aún en “La pandemia y el NO2” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Otros Artículos

Artículos relacionados