¿Nueva especie o individuo muy peculiar?

Hombre de Harbin

La semana pasada, investigadores chinos anunciaron el descubrimiento de una nueva especie humana, apodado el “hombre dragón”. ¿Cómo saben que se trata de una especie nueva y no de un Homo sapiens de apariencia muy peculiar?

Para empezar, cabe aclarar que la ciencia no sabe si este espécimen en particular se trata de una nueva especie humana o no. Los autores del estudio que describe este fósil argüyen que es sí lo es en este pasaje de su reporte: “El cráneo de Harbin (nombre del fósil) exhibe una combinación de características primitivas y derivadas que podemos establecer como fundamento del diagnóstico empleada para definir una nueva especie de Homo”.

Básicamente, hay una serie de rasgos característicos que se suele usar de manera específica para diagnosticar diferencias entre especies cuando se examinan diferentes homínidos. Esta serie de rasgos incluye la capacidad craneana, el largo del rostro, las dimensiones del arco superciliar o porción del hueso frontal a la altura de las cejas, especificaciones dentales, tamaño del hueso cigomático (los pómulos), etc.

La razón de que exista esta serie de rasgos en particular, sobre la que hay un concenso casi mundial, es que describe características que suelen variar entre especies del género pero son consistentes dentro de cada especie. Incluso en casos donde uno o más de estos rasgos es variable (por ejemplo, un bebé nacido con microcefalia), el panorama completo de rasgos no cambiará mucho.

Hombre dragón

Los autores de este estudio destacan que el fósil posee una mezcla de características que comúnmente se observan más en homínidos similares al humano y otras que son típicas de homínidos más “primitivos”. Similares al humano: Gran capacidad craneana, faz relativamente corta y huesos cigomáticos de tamaño reducido. Más “primitivas”: un potente arco superciliar, molares de gran tamaño y prognatismo alveolar.

Ya que esta combinación de rasgos no coincide con la de otros homínidos conocidos, y como no demuestra señales de deformidad o de trastornos comunes, resulta poco probable que se trate de un H. sapiens con apariencia peculiar. De cualquier manera, el salto hasta la conclusión de que es una especie nueva resulta problemático. En primer lugar, hay especies conocidas de homínido cuya estructura craneana desconocemos; un ejemplo excelente son los denisovanos, parientes cercanos de nuestra especie y cuyo genoma fue secuenciado a partir de un fragmento de dedo meñique.

El principal punto de interés sobre el cráneo de Harbin (de hecho encontrado en 1933 pero apenas analizado correctamente esta década) es que casi seguramente no se trata de un H. sapiens, pues el lugar y la datación excluyen lo que sabemos de migraciones humanas. La evidencia actual sugiere que los humanos modernos no aparecieron en Asia oriental sino hasta hace 50 mil años, pero este individuo vivió en elo que hoy es el norte de China hace unos 146 mil años.

 

Fuentes:

Pregúntale a la ciencia

Procedencia geoquímica y datación directa del cráneo humano arcáico de Harbin

"Hombre dragón": el sorprendente hallazgo en China de una posible antigua especie humana hasta ahora desconocida

Paráfrasis: IIEH

No hay comentarios aún en “¿Nueva especie o individuo muy peculiar?” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Otros Artículos

Artículos relacionados