Resultados del impuesto a las bebidas azucaradas en México

La Coca Cola es la bebida más consumida en México y causa de obesidad
 

México inició un experimento en 2014: 10% de impuesto al consumo de refrescos. El mes pasado The Journal of Nutrition publicó un estudio detallando los resultados del impuesto a tres años de entrar en vigencia.

Hoy en día, México es uno de los países con mayor porcentaje de obesidad y sobrepeso: 70.1%. La causa principal de muerte en México es la diabetes, que afecta a más de 14% de sus adultos. Los mexicanos obtienen más del 10% de su consumo calórico diario de los refrescos y México es el mayor consumidor de estas bebidas, per cápita, en el mundo. Más del 70% de la azúcar en la dieta mexicana proviene de bebidas azucaradas. La medida fiscal, controvertida y opuesta por las compañías refresqueras, fue tomada para enfrentar la epidemia de obesidad que sufre la población mexicana desde hace varios años.

Investigadores de México y Estados Unidos realizaron el estudio sobre el impacto de este impuesto desde que fuera implementado. Los resultados son reales pero de muy difícil interpretación. La venta de bebidas endulzadas se redujo en un 6.3% el primer año, mucho mayor en los hogares de bajo ingreso, mientras que en 2015 se vio una reducción de 9.7%. Por otro lado, las ventas de agua se incrementaron, en promedio, 16.2%.

Los resultados así, tal cual, aparentan ser muy positivos, pero hay detractores en varios campos. Las compañías refresqueras afirman haber experimentado una fuerte recuperación en las ventas de estas bebidas en 2016 y 2017; otros reportes añaden que ella venta de bebidas carbonatadas con azúcar (como la Coca-Cola, que es de consumo masivo en México) sólo se redujo en un 1.7%; la reducción más significativa fue de las bebidas azucaradas no carbonatadas, como jugos y Gatorade. Un efecto más del impuesto, al parecer, es que se venden más latas y botellas pequeñas que las presentaciones “familiares”. Otra clase de bebidas que experimentó un aumento de ventas fueron los refrescos dietéticos, pero ya otros estudios han demostrado que su consumo no ayuda a controlar el sobrepeso pues de cualquier manera se promueve un gusto por lo dulce.

Más del 70% de la población mexicana sufre de sobrepeso u obesidad
 

Sea como fuere, este impuesto fue un primer paso y la admisión de que las bebidas azucaradas están detrás de la epidemia de obesidad (y de muchos casos de diabetes). Ya dependerá de cada quien hacer caso, o no, de esta primera advertencia. Si el impuesto sigue dando frutos, será imitado en otros países del mundo. Ya una ciudad de Estados Unidos, Berkeley (y más recientemente San Francisco), siguió el ejemplo de México y ha visto una reducción de 21% en la venta de bebidas azucaradas. El Reino Unido hará lo mismo en 2018, en lo que se ha dado a llamar la iniciativa Impuesto al Pecado, que grava cosas como cigarros, alcohol, pornografía y los juegos de apuestas.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Después de que México implementara impuesto, la venta de bebidas azucaradas disminuyó y aumentaron las ventas de agua

El impuesto de México a la azúcar reduce su consumo por segundo año consecutivo

Se espera que el impuesto a bebidas endulzadas reduzca casos de obesidad y de diabetes en México

Tags: