Pérdida de biodiversidad para 2050

Sudán, el último rinoceronte blanco del norte macho

Una serie de estudios recientes apunta hacia un futuro distópico para buena parte de la humanidad.

Los seres humanos estamos destruyendo el mundo natural a un ritmo alarmante e insostenible. Nuevos reportes, presentados la semana pasada en una reunión de la ONU en Medellín, Colombia, detallan la reducción en biodiversidad a lo largo de cuatro regiones del mundo para el año 2050: las Américas, Asia-Pacífico, África y Europa-Asia central. Las noticias, como era de esperarse, son malas, e incluyen los siguientes pronósticos:

  • Asia-Pacífico agotará sus reservas de pesca comercial. También habrá perdido 90% de sus corales y todos sus ecosistemas estarán en peligro.
  • Las Américas habrán perdido 15% de sus plantas y animales. O, desde otra perspectiva, tendrán 40% menos especies que a principios del siglo XVIII.
  • África sufrirá una reducción de su fauna, en particular de especies de mamíferos y aves, de un 50%. Más del 60% de la población del continente depende de recursos naturales para subsistir.
  • Europa ya ha pasado por épocas de destrucción de su biodiversidad: sólo en la década pasada se notó un marcado declive en el número de individuos de 42% de plantas y especies animales. 28% de sus especies están en peligro ahora.

Aunque estas predicciones suenan a profecía del fin del mundo, están basadas en tendencias estadísticas, actividades y prácticas reales en cada región. Estas son otras predicciones, con mayor o menor grado de análisis, para el 2050: Más plástico, por masa, que peces en el océano; acidificación del océano por exceso de CO2 atmosférico; incremento de inundaciones en regiones cada vez más grandes; incremento en el número e intensidad de las tormentas; fenómeno extendido de colapso de granero (pérdida de fertilidad de la capa superior del suelo); etc. Algunas de las cuales son reversibles o pueden ser controladas si se toman las medidas adecuadas de mitigación.

Deforestación masiva en la Amazonia Occidental de Brasil

Robert Watson, experto británico en ciencia atmosférica y paleoclimatología, habla así de la biodiversidad: “Las contribuciones de la biodiversidad suenan, para mucha gente, muy lejanas de nuestra vida diaria. Esto es absolutamente falso: Son los cimientos de nuestra agua potable, de nuestra energía y de nuestra comida. La biodiversidad es el corazón de nuestras culturas, nuestras identidades y nuestro gozo de la vida. Debemos actuar para no sólo detener su destrucción sino hacer sostenible nuestro uso de la naturaleza, a riesgo de perder nuestro futuro”.

Esta semana, también, murió el último rinoceronte blanco del norte macho (Ceratotherium simum cottoni), en Kenia. En el Zoológico de Dvur Kralove sobreviven, de toda la subespecie, dos hembras, que permanecen continuamente vigiladas por guardas armados.

 

Traducción y paráfrasis: IIEH

Fuentes:

Asia puede quedarse sin pescado para 2048

Sudán, el último rinoceronte blanco del norte macho ha muerto