El cuarto denisovano

Molar encontrado en la cueva de Denisova de donde se extrajo ADN
 

Científicos del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva han extraído ADN de un diente de leche de una bebé que vivió hace por lo menos 100 mil años en una cueva de Siberia.

La presencia de los neandertales en Europa y en Eurasia Occidental antes de la llegada de los humanos anatómicamente modernos está muy bien documentada gracias a extensivos registros de información arqueológica y paleontológica. El otro grupo cercano y contemporáneo de los neandertales, sin embargo, los denisovanos, se limitaba a la existencia de tres especímenes, todos provenientes de la cueva de Denisova, en los montes Altái de Siberia. En el estudio presente se describe la extracción de ADN de un molar deciduo o temporal, también llamado de leche, descubierto en una profunda capa estratigráfica (de roca sedimentaria) en la cueva de Denisova.

El molar es apenas el cuarto fósil hallado hasta la fecha de este grupo de homínidos que se extinguiera en Asia central hace unos 40 mil años. Los fragmentos conocidos y descritos hasta ahora habían sido dos molares de adulto y la última falange del dedo meñique izquierdo de una niña, de donde se obtuvo material genético suficiente para realizar el mapa genómico del homínido de Denisova. El genoma, obtenido tras una serie de estudios coordinados por Viviane Slon, coincide con el de un denisovano pero es de una mucho mayor antigüedad: al menos 100 mil años y quizá hasta 150 mil años.

Entradas a la cueva de Denisova, donde se han hallado restos fósiles de neandertales, denisovanos y hombres genéticamente modernos
 

Lo más extraordinario del descubrimiento es, tal vez, que al ser secuenciado el material genómico del molar (unos 10 mg de polvo) los científicos se percataron de que el nivel de diversidad nuclear entre los individuos denisovanos es menor que el de las poblaciones humanas actuales pero mayor que el de los neandertales. A pesar de que hay un abismo de al menos 50 mil años entre los dos individuos denisovanos cuyos genomas conocemos, tenían más variabilidad genética en una sola cueva que los neandertales dispersos en dos continentes. La cueva de Denisova en sí es un lugar fascinante; en palabras de Svante Pääbo, “es el único lugar donde, estamos seguros, vivieron tres formas de humanos, neandertales, denisovanos y hombres anatómicamente modernos”. Investigadores han identificado, hasta ahora, 22 estratos con diferentes artefactos arqueológicos: herramientas de hueso y piedra, colmillos de mamut, cascarones de huevo de avestruz, brazaletes, además de fósiles de los tres grupos mencionados. El primer estrato, de hace 180 mil años, no contiene rastros de ningún grupo humano. El último estrato contiene artefactos usados por el ermitaño Dionisij, que habitara la cueva en el siglo XVIII.

Cabe mencionar que el molar en sí no es un descubrimiento reciente sino que fue encontrado hace más de 30 años. El problema es que, según los autores, con las técnicas empleadas hasta hace cinco años se hubiera destruido el ADN por completo. Nuevas tecnologías y nuevas técnicas hacen posible análisis genómicos antes considerados imposibles.

 

Autor: IIEH

Un cuarto individuo de Denisova

Fuentes: Científicos encuentran ADN denisovano en un diente de leche perdido