Ritual mortífero

Ritual mortífero

Manuel J. Jáuregui

diario Reforma, México, 12 de marzo de 2018

En Estados Unidos fue ayer domingo, y aquí en nuestro país será dentro de tres semanas: éste es el estado zombie conocido como "horario de verano".

Según algunas fuentes que hemos consultado, adelantar el reloj acarrea consigo dos desventajas:
 
1. No ahorra energía eléctrica, que es la razón para la que fue creado.
2. Hay indicios de que PERJUDICA la salud.

No lo van a creer, pero es una estadística certera que no puede desestimarse: al día siguiente de que entra en vigor el horario de verano en Estados Unidos se reporta en los hospitales un INCREMENTO del 24 por ciento de problemas cardiacos.

A la inversa, dos días después de que se levanta el horario de verano se reportan 21 por ciento MENOS incidentes cardiacos en los hospitales.

Esto es, por supuesto, respecto al promedio, o la norma cotidiana.

Los accidentes carreteros igualmente se incrementan, al igual que la proclividad a los errores cometidos en el desempeño de las labores cotidianas.

Las universidades reportan un peor desempeño entre los estudiantes promedio ya que la falta de sueño los torna letárgicos y afecta su capacidad de concentración, así como de retención.

El cambio se traduce aproximadamente a 40 minutos menos de sueño diario, pero esta mínima reducción -según científicos- puede representar una alteración significativa en el funcionamiento promedio de las personas.

Tan es así que hay ya en la Unión Americana varios Estados que NO OBEDECEN este mandato. Por el momento son sólo Hawai y Arizona, pero hay otros -sobre todo en la costa este de los Estados Unidos- que cabildean para que dicho ritualsea eliminado por completo.

Les parecerá increíble, pero la idea original surgió en Alemania, durante la Primera Guerra Mundial. La primera versión del "horario de verano" que se aplicó de manera uniforme en los Estados Unidos fue durante la Segunda Guerra Mundial, y la versión actual data del 2005.

Fue durante el sexenio de Vicente Fox cuando en Estados Unidos se promulgó el actual horario, y MÉXICO decidió IMITAR a los vecinos al norte del Bravo y adecuar en nuestro País esta norma, sólo que de una manera media "Chilam Balam", porque este año, en partes de la frontera entró en efecto al mismo tiempo que en Estados Unidos, pero en el resto del País lo hará el 1 de abril.

El resultado es que México por momentos está DESFASADO DOS horas (menos) de la costa este de los Estados Unidos (la única ventaja de esto es que va a ser más difícil poner de acuerdo a Trump y Peña por aquello de las llamaditas amistosas por teléfono), una hora con el tiempo central (Texas, por ejemplo), igual que el de montaña, y una hora adelante de la costa oeste.

Lo cual causará trastornos con los vuelos comerciales y la conducción de los negocios habituales.

Se nos olvida, pero México es sede de importantes empresas trasnacionales, por lo cual este "detalle" sí importa.

En conclusión, les hacemos este largo preámbulo para insistir en que es hora de ABANDONAR esta mala idea, que pudo haberle servido a los alemanes en abril de 1916, cuando la energía escaseaba y estaban en guerra, pero que HOY, hoy, hoy, resulta por demás anacrónica.

Mas no sólo eso, sino también nociva para la salud, perjudicial para los jóvenes estudiantes, mala para los negocios, incrementa el peligro al manejar y desfasa la actividad comercial entre países (especialmente Estados Unidos y México).

Se pierde mucho y no se gana nada con esa hora extra de sol cotidiana, pues no sólo resulta ser un ritual mortífero, sino que resulta patentemente falso que la medida ahorre energía.

De manera que modestamente sugerimos que -en el siguiente sexenio- México se UNA a los Estados norteamericanos que cabildean EN CONTRA del horario de verano y se esfuerce por ELIMINARLO por completo tanto en Estados Unidos como en nuestro País.