Vapor de agua en un exoplaneta rocoso

Vapor de agua en un exoplaneta rocoso

Dos estudios independientes descubrieron vapor de agua en un planeta fuera de nuestro sistema solar.

En los últimos diez años se ha confirmado que la molécula del agua es casi la más abundante en las atmósferas de planetas extrasolares gaseosos, sólo precedida por la ubicuidad del hidrógeno. Pero hasta este año no se había podido elucidar la presencia de agua en los exoplanetas más pequeños, rocosos y fríos, de tipo terrestre, que sugeriría condiciones favorables al desarrollo de la vida. Finalmente, en este mes, se han publicado dos estudios diferentes sobre la detección de vapor de agua en un exoplaneta no gaseoso: K2-18b. Esto fue posible debido a su condición de supertierra, pues se trata de un planeta con 8 veces la masa de la Tierra en la zona habitable de una enana roja (K2-18) a 124 años luz de nosotros.

Aunque K2-18b cumple una órbita alrededor de su sol en tan solo 33 días, se encuentra en la zona de habitabilidad; es decir, posee condiciones favorables a la vida debido a su tamaño y a la relativa baja temperatura de su estrella. Los estudios mencionados arriba analizaron datos de los telescopios espaciales Kepler, Spitzer y Hubble a lo largo de varios años (de hecho, desde el descubrimiento del exoplaneta por el telescopio Kepler en 2015) para llegar a su conclusión. En pocas palabras, se trata del primer planeta conocido que tiene la temperatura correcta, una atmósfera y vapor de agua en abundancia, fuera de nuestro sistema solar. Otros exoplanetas, se ha descubierto, poseen agua pero en temperaturas cercanas a los 800 grados centígrados.

K2-18b, impresión artística

En cuestión de tamaño, K2-18b tiene la mitad de la masa de Neptuno pero el doble de densidad, es mucho más cálido (con un rango entre -73°C y 49°C, similar a la Tierra) y tiene una atmósfera menos hostil a la vida. Los dos estudios, llevados a cabo por investigadores de la Universidad de Montreal y el College de Londres, fueron publicados la semana pasada en Nature Astronomy y arXiv. Los datos clave en sus análisis fueron los obtenidos durante el tránsito, cada 33 días, del exoplaneta frente a su estrella, K2-18. Los compuestos químicos en la atmósfera de un planeta observado absorben la luz de manera reveladora; sobre todo el agua absorbe la luz cercana al infrarrojo en longitudes de onda muy específicas, delatando la abundante presencia de esta molécula.

Han pasado 27 años desde que se descubriera el primer exoplaneta, en 1992, y a la fecha se ha confirmado la existencia de más de cuatro mil. K2-18b es el primer exoplaneta rocoso conocido con vapor de agua en su atmósfera y dentro de la zona de habitabilidad pero también será el primero de miles. Con el lanzamiento del telescopio James Webb de la NASA en 2021, que sustituirá al Hubble, y su programa de escaneo directo de exoplanetas, se inicia una nueva era de la astronomía y crece exponencialmente la posibilidad de descubrir planetas habitables. Además, junto con el proyecto ARIEL, de la Agencia Espacial Europea, podrán medir otros gases atmosféricos como el metano, el amoníaco, el dióxido de carbono y, en el mejor de los casos, algunos marcadores químicos de la vida.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Vapor de agua en la atmósfera del planeta K2-18b en la zona de habitabilidad

Vapor de agua en la zona de habitabilidad del exoplaneta K2-18b

Agua hallada por primera vez en la atmósfera de supertierra habitable

Agua encontrada en exoplaneta potencialmente habitable

No hay comentarios aún en “Vapor de agua en un exoplaneta rocoso” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Más artículos de este autor

Artículos relacionados