Cambio climático en el Ártico

Disminución del volumen de hielo marino en el Ártico

 

El clima del Ártico ha sufrido cambios críticos en los últimos cincuenta años.

 

 

Un nuevo estudio, publicado esta semana por IOPScience, detalla los cambios en los sistemas climático y biológico del Ártico durante el periodo 1971-2017. El equipo de investigadores, expertos en ciencias del clima en instituciones europeas y norteamericanas, analizó datos en una serien de 9 indicadores clave para determinar el estado actual y las tendencias del ecosistema ártico.

 

El sistema biofísico del Ártico está, claramente, alejándose de su estado previo en siglos pasados hacia un periodo de cambios sin precedentes, con implicaciones en esa región pero también en el resto del planetas. El calentamiento de la región está asociado con una intensificación del ciclo hidrológico, con aumentos en humedad, nubosidad, precipitaciones de lluvia y nieve, descargas fluviales, y pérdida de masa de hielo terrestre, como se detalla abajo.

 

Indicadores claves de la región (periodo 1971-2017):

 

  1. Temperatura del aire ártico: La temperatura anual promedio se incrementó 2.7ºC, o 240% más que el promedio del hemisferio norte. El aumento durante la temporada de frío, en particular, fue contundente: 3.1ºC.
  2. Permafrost de Alaska: Nuevas marcas de altas temperaturas anuales se han registrado en la capa de suelo de 10 a 20m de profundidad. La temperatura del permafrost en varios sitios de Alaska ha aumentado 2.5ºC.
  3. Hidroclimatología ártica: Se observaron aumentos generalizados de humedad, nubosidad, precipitación de lluvia y nieve, descarga fluvial, sedimentación de materia orgánica hacia el océano Ártico. Por el otro lado, también se registró una disminución extensa del manto de nieve. Estos factores influyen en los ecosistemas terrestres y marinos.
  4. Manto de nieve: Varios factores de retroalimentación y presiones ambientales han afectado la cubierta de nieve en la región (temperatura del aire, vegetación, humedad, etc.). La evidencia encontrada apunta hacia una disminución generalizada del manto de nieve en el Ártico que recorta la duración anual de la nieve en el suelo por varios días cada década, amplificando el efecto albedo.
  5. Hielo marino del océano Ártico: La extensión y volumen del hielo marino continúan disminuyendo. El registro de imágenes obtenidas vía satélite, registro que comenzó en la década de los 70s, muestran que la década actual tiene las marcas más bajas en este periodo. Hay pérdida de biodiversidad en los hábitats glaciales marinos.
  6. Hielo terrestre en el Ártico: Durante este periodo de 47 años, el Ártico ha sido la fuente principal en el aumento del nivel del mar, y contribuyó 30% al mismo aumento desde 1992.
  7. Incendios forestales de la región ártica: Las condiciones de temperatura máxima del aire y el aumento de relámpagos en la región han provocado más incendios forestales, que cambian de forma profunda las funciones del ecosistema y su vegetación a corto plazo.
  8. Ecosistemas terrestres y la tundra: En los últimos 30 años se ha observado que varias regiones de tundra comienzan a reverdecer, gracias a las temperaturas más elevadas.
  9. Ciclaje de carbono: Los cambios en el sistema climático global ya están afectando el intercambio y movimiento de la energía biogeofísica en el Ártico. El ciclo del carbono en las regiones en altas latitudes al norte es influido por las enormes reservas de materia orgánica que contiene el permafrost del Ártico y en hidratos de metano que existen bajo el permafrost. Los datos analizados indican que hay una mayor disponibilidad de CO2 en el ecosistema de la tundra durante la temporada de crecimiento de la vegetación.

 

Tundra reverdeciendo

 

En resumen, cada vez hay más evidencias de la relación entre los diferentes indicadores climáticos del Ártico, definida en específico como una relación de efectos de cascada; es decir, que cambios en uno pueden desencadenar modificaciones radicales en otro. Indicadores como los periodos de polinización de ciertas especies de plantas, una desincronización entre periodos de floración y la actividad de agentes polinizadores; una mayor vulnerabilidad de ciertas plantas ante la presencia de insectos; un aumento de la biomasa de matorrales; una mayor incidencia de incendios forestales; mayor disponibilidad de CO2 durante la fase de desarrollo; mayor ciclado de carbono, regulado por la hidrología local y el deshielo del permafrost; y desplazamientos en la distribución y demografía de poblaciones animales.

 

Los autores del estudio sugieren, como siguiente paso, analizar la relación que tienen esos factores, y el sistema climático del Ártico en general, con el clima mundial.

 

 

Autor: IIEH

 

Fuentes:

Indicadores claves del cambio climático en el ártico

Investigadores advierten que el Ártico ha entrado en un estado sin precedentes que amenaza la estabilidad climática global

 

No hay comentarios aún en “Cambio climático en el Ártico” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Más artículos de este autor

Artículos relacionados