Megasitio de mamuts y trampas para su caza en México

Cabeza de mamut y trampa en Tultepec, México

Tultepec, Estado de México, era tierra de mamuts y otra megafauna durante el Pleistoceno.

El Museo Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) confirmó el hallazgo de más de ochocientos huesos y fragmentos de huesos de mamuts provenientes de al menos 14 individuos. Además, el INAH anunció que se encontraron trampas realizadas por cazadores humanos para cazar mamuts. Estas trampas, con alrededor de 15 mil años de antigüedad, fueron descubiertas durante obras de excavación en tierras que habían sido usadas como tiradero de basura (un llamado relleno sanitario) en el municipio de Tultepec.

El descubrimiento se atribuye a Luis Córdoba, arqueólogo e investigador del INAH, aunque el hallazgo físico lo hizo Javier Molina, operador de maquinaria pesada, en 2011. Curiosamente, desde la década de los 60s corrían rumores en la localidad de huesos de inmenso tamaño, aunque los científicos no le habían dado seguimiento a las historias. No fue sino hasta principios de este año, en febrero, cuando comenzaron las operaciones de salvamento arqueológico en el sitio de Tultepec que, desde entonces, ha seguido ofreciendo un descubrimiento tras otro.

Al parecer, un grupo de seres humanos que habitó la zona de los lagos en el altiplano mexicano hace unos 15 mil años desarrolló la técnica de elaborar trampas profundas muy eficaces en la captura del mamut. En aquella época, junto al sitio de Tultepec, se encontraban las orillas del lago Xaltocan, adonde iban a beber animales de la fauna regional. Los investigadores han encontrado, también, restos de caballos y camellos, especies que ya se habían extinguido en el continente americano antes de la llegada de los españoles.

Restos fosilizados de mamut en la fosa de Tultepec

Las trampas mismas, que la prensa ha llamado “las primeras trampas para mamut en todo el mundo”, son fosas de 170 centímetros de profundidad y unos 25 metros de diámetro, donde luego fueron destazados los animales. Los arqueólos han especulado que grupos de 20 a 30 cazadores asustaban a la manada de mamuts con antorchas y gritos para separar un individuo débil del grupo y conducirlo a las fosas, de donde le era imposible escapar. El actual elefante asiático, por ejemplo, tendría muchos problemas para escapar de una fosa de un metro de profundidad.

Los investigadores del INAH se han propuesto continuar sus excavaciones en tres sitios cercanos en la misma región, sitios donde gente de la localidad ha encontrado restos de mamut con anterioridad y que habrían alimentado la idea de que Tultepec era tierra de gigantes. De hallarse nuevas trampas, se podrá hablar de una línea de fosas diseñada por los cazadores para reducir el margen de error y llevar a cabo sus capturas con seguridad.

Un detalle curioso: se identificaron seis escápulas de seis individuos distintos, pero todas eran del lado derecho. El hecho de que no se hayan encontrado escápulas izquierdas puede indicar, suponen, un uso ritual de estos huesos. Aunque no se ha descrito la especie, vale la pena notar que muy probablemente no se trata de mamuts lanudos, de muy reconocida iconografía, sino de Mammuthus columbi, especie de pelo más corto con un peso de 8 a 10 toneladas y una altura de alrededor de 4 metros.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

Descubren en Tultepec, Estado de México, contexto inédito de cacería y destazamiento de mamuts

INAH confirma hallazgo de restos de mamutes en el municipio de Tultepec, Estado de México

Hallan las primeras trampas para mamut de todo el mundo en Tutltepec

Hallados en México los restos de 14 mamuts en trampas de cazadores

No hay comentarios aún en “Megasitio de mamuts y trampas para su caza en México” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Más artículos de este autor

Artículos relacionados