El gas metano y la industria de fertilizantes

Fertilizante basado en amoniaco

Las emisiones de gas metano en el sector industrial no se están registrando adecuadamente.

Investigadores del Fondo de Defensa Ambiental y de la Universidad Cornell han descubierto que las emisiones de metano (CH4), el gas de efecto invernadero más severo, en plantas de fertilizantes son 100 veces más elevadas que la cantidad declarada por esta industria. El estudio fue publicado por la revista Elementa a finales del mes pasado y revela la falta de autoevaluaciones fidedignas en la producción de químicos inorgánicos.

El amoniaco (NH3) es uno de los principales componentes en la industria de los fertilizantes agrícolas y el nitrógeno es vital para la supervivencia y crecimiento de las plantas (es un elemento base en todos los aminoácidos de sus estructuras). Cada año se producen más de 150 millones de toneladas de amoniaco en el mundo, en plantas industriales alimentadas con gas natural. Más del 80% de este amoniaco se utiliza en la elaboración de fertilizantes agrícolas y el gas natural es, sobre todo, metano.

El análisis de emisiones en este estudio se realizó empleando un automóvil de Google Street View (imágenes panorámicas a nivel de calle) equipado con un medidor de metano de alta precisión. Los investigadores analizaron el aire alrededor de 6 plantas productoras de fertilizantes basados en amoniaco. Esas 6 plantas representan poco menos de 25% de la producción de este tipo de fertilizante en Estados Unidos. Los resultados son alarmantes: emisiones de metano 100 veces más altas que las cantidades reportadas por esta misma industria y un total más elevado que el total estimado de todos los procesos industriales (por la Agencia de Protección Ambiental) en ese país.

Metano (CH4)

En pocas palabras, como dice John Albertson, uno de los coautores del estudio y experto en ingeniería ambiental, “analizamos una pequeña industria que la mayor parte de la gente ni conoce y descubrimos que sus emisiones de metano son tres veces más altas que las de toda la producción industrial de Estados Unidos… Hay un abismo entre los cálculos oficiales y las mediciones reales”. El uso del gas natural en la industria ha crecido últimamente, dada la facilidad de su extracción y su imagen como un combustible fósil menos “sucio”. Pero como dijimos, el gas natural es en su gran mayoría metano.

Y el metano, gas de efecto invernadero, tiene un potencial de calentamiento atmosférico mucho mayor que el dióxido de carbono. Este potencial es 86 veces mayor que el CO2 y 34 veces mayor a 100 años. Esta discrepancia se debe a las diferentes duraciones del CO2 y el CH4 en la atmósfera. El metano, se calcula, tiene una vida de 9.6 años en el aire, mientras que la del dióxido de carbono puede alcanzar varios cientos de años. Aunque el metano se degrada en la atmósfera por su reacción con radicales hidroxilos cuyo número, entre más metano atmosférico exista, disminuye, extendiendo la vida del metano.

Aunque el estudio presente se enfocó en analizar las emisiones de metano en la industria de fertilizantes, cabe recordar que el amoniaco también se usa en la producción de plásticos.

 

Autor: IIEH

Fuentes: Estimación de las emisiones de metano en la industria de fertilizantes de amoníaco en los Estados Unidos

Las emisiones de metano industrial no se reportan a menudo, descubre un estudio

 

No hay comentarios aún en “El gas metano y la industria de fertilizantes” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Más artículos de este autor

Artículos relacionados