El coronavirus alrededor del mundo

Tienda de triaje en Cremona, Italia

A tres meses de su comienzo, la epidemia de coronavirus, COVID-19, ha resultado ser la emergencia de salud global más extensa de los últimos cien años.

En cifras, al día de hoy: En todo el mundo, hay 119,314 casos de COVID-19, nombre oficial de la enfermedad infecciosa en las vías respiratorias. 554 se han reportado como curados y 4,302 personas han fallecido. Dos terceras partes de los casos activos se encuentran fuera de China. El tiempo promedio de incubación de SARS-CoV-2 (el virus popularmente conocido como “coronavirus” que causa COVID-19) es de 5.1 días. Esta es la situación actual en algunos de los países afectados.

China. 80784 casos, 3158 muertes. Después de un retraso de 2 semanas (la última de 2019 y la primera de 2020), China le hizo la guerra a la epidemia con todos sus recursos, poniendo en cuarentena o cerrando ciudades en una cadena que afectó a cientos de millones de personas. Ahora tienen 16 mil casos activos pero su número de casos diarios no lo ubican entre los primeros 15 países del mundo. La metodología que empleó China está siendo estudiada en varios países y, ayer, envió un equipo de especialistas a Italia para auxiliarlos en su propia guerra.

Corea del Sur. 7755 casos, 61 muertes. Tal vez el país que mejores resultados ha tenido para contener uno de los más graves escenarios de contaminación masiva: la Iglesia Shincheonji de Jesús, culto cristiano que asegura que su fundador es Cristo resucitado, mantuvo en secreto los primeros contagios y se rehusó a hacerse pruebas o a cooperar con las autoridades. Los miembros de este culto representan más del 60% de los casos en Corea del Sur. A diferencia de Italia y China, logró contener la epidemia sin cerrar sus ciudades, apoyándose en cientos de miles de pruebas, comunicación transparente continua y tecnología de punta. La epidemia todavía no está contenida pero se evitó un desastre.

Italia. 10149 casos, 631 muertes. El caso más dramático que ilustra como a veces lo mejor no es suficiente. El norte de Italia, sobre todo Lombardía, es una región rica en recursos, avanzada en el frente médico y con algunos de los hospitales más célebres de Europa. Pero también es uno de los centros económicos y de viajeros más importantes del mundo, lo que abrió las puertas a contagios múltiples. El lunes se anunció que todo el país estaba en estado de alerta y con restricción de movimiento. Toda forma de viaje está prohibida con excepción de trabajadores o profesionales de la salud. De doctores italianos han salido testimonios muy tristes sobre los hospitales trabajando al 200% de su capacidad, la escasez de camas de hospital, el triaje obligado que cuesta y salva vidas, sobre el personal heroico pero exhausto y emocionalmente estresado hasta romperse. Italia es quizá un presagio de lo que está por ocurrir en otros países europeos y en Norteamérica.

Irán. 9000 casos, 354 muertes. El súbito aumento en el número de casos y la tasa elevada de mortandad reflejan el hecho de que el estado controla los medios de comunicación. Varios altos oficiales del gobierno están contagiados y algunos han muerto. Los datos más confiables se siguen obteniendo mediante informantes anónimos. En la provincia iraní de Juzestán, 44 personas murieron y cientos más fueron hospitalizadas por beber una mezcla sumamente tóxica de alcohol y cloro. Lo hicieron, al parecer, instigados por el rumor falso de que ese brebaje cura y previene el contagio de coronavirus.

Estados Unidos. 1015 casos, 32 muertes. A pesar de tener varias semanas de ventaja para prepararse, este país tomó decisiones que le aseguran un nivel alto de contagios. No se llevaron a cabo inspecciones estrictas en aeropuertos. El periodo de detección temprana y contención ha pasado y ahora solo se realizarán labores de mitigación. Casi no se han hecho pruebas, la mayoría se recibieron tarde y con defectos. Aunque ya se inevitable un cierto número de infecciones, limitar su número ahora lo más posible también reducirá su límite máximo durante el periodo más difícil de la epidemia. Hay casos en 36 estados, incluso Florida, cuya población es de alto riesgo y cuyas autoridades han sido especialmente lentas. Los políticos hablan de millones de pruebas casi listas pero a la fecha sólo se han realizado 5 mil. En pocas palabras, el gobierno estadunidense ha realizado, hasta ahora, un trabajo deplorable para combatir la epidemia.

Japón. 1264 casos, 19 muertes. Uno de los primeros países afectados, manejó de manera muy pobre la cuarentena del crucero Diamond Princess, sin marcar bien zonas rojas (con peligro de contagio) y verdes (libres de coronavirus). En su propio territorio, con algo de retraso, han tenido éxito en contener la epidemia al clausurar escuelas y eventos sociales y deportivos durante el mes de marzo. Con el cambio de clima en las próximas tres semanas, el aumento de temperaturas y humedad pueden determinar el éxito del plan de contención.

Hong Kong (62 casos, 3 muertes) y Singapur (166 casos). Dos islas con un grado enorme de proximidad geográfica y cultural con China que lograron detener de golpe el contagio de sus habitantes. Gracias a una sana mezcla de miedo y decisiones contundentes y prontas, Singapur y Hong Kong son ahora estudiados como modelos en otros países. También es probable que el clima más cálido y húmedo les haya beneficiado.

España. 2067 casos, 47 muertes. El primer caso de COVID-19 fue un turista alemán y los siguientes pueden rastrearse a subgrupos de contagio en el norte de Italia, como el brote en Tenerife, iniciado por un doctor italiano de vaciones allí. Desde entonces ha habido casos de contagio comunitario y, en esta semana, el número de pacientes ha crecido de manera exponencial de manera similar al caso de Italia. De las 50 provincias españolas, sólo 6 no tienen contagios. La edad de los 36 fallecidos va de los 69 años a los 99 años. Ya se suspendieron eventos masivos, se ha demandado no saludarse dándose la mano, no besar imágenes religiosas (con la Cuaresma y la venida de la Pascua), y se ha quitado el agua bendita de las iglesias.

Francia. 1784 casos, 33 muertes. Mientras tanto, en este país que está en una etapa muy similar de contagio a la Italia de hace una semana, se rompió el récord mundial de gente vestida de pitufos: Más de 3500 franceses ignoraron las advertencias de sus autoridades de salud y salieron a las calles Landerneau el sábado disfrazados de pitufos. Los participantes ofrecieron comentarios al respecto: “No hay ningún peligro”, “el coronavirus no es la gran cosa”, “no pasa nada”, “vamos a pitufear el virus”, y “¡ahora somos los campeones del mundo!”. Francia ya ha prohibido eventos que reúnan más de mil personas.

Pitufos franceses durante la epidemia de coronavirus

La mayoría de los epidemiólogos creen que el coronavirus que provoca COVID-19 ha llegado para quedarse, o sea ya es endémico. Una enfermedad a la que todos seremos susceptibles durante los meses de frío, que es relativamente leve en personas jóvenes pero devastadora en personas mayores de 80 años, grupos con condiciones preexistentes (diabéticos y gente con padecimientos de las vías respiratorias). Por esta razón ya varios gobiernos y varias instituciones buscan una vacuna, procedimiento que puede tardar al menos dos años.

 

Autor: IIEH

Fuentes:

“Ya está en todos lados”: Como el retraso de las pruebas afectó la respuesta de Estados Unidos al coronavirus

Nadine Dorries, Secretaria de Salud, sale positiva en prueba de coronavirus

La tasa de infección en Corea del Sur disminuye sin necesidad del cierre de emergencia de ciudades como en China e Italia

Francia, en medio de una epidemia de coronavirus, lleva a cabo la mayor aglomeración de gente disfrazada de pitufos, por alguna razón

Al menos 44 muertos por beber alcohol tóxico en Irán tras rumor de que curaba coronavirus

España renueva sus esfuerzos para evitar el “escenario italiano”

Epidemia de coronavirus COVID-19

No hay comentarios aún en “El coronavirus alrededor del mundo” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Más artículos de este autor

Artículos relacionados