Correlación entre Alzheimer y el microbioma

Correlación entre el microbioma y Alzheimer

Investigadores suizos han comprobado cierta correlación entre la enfermedad de Alzheimer y un imbalance en la composición del microbioma del sistema digestivo.

La enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia; aún resulta incurable y afecta a millones de personas en todo el mundo y, de manera indirecta, a cientos de millones de los familiares y a la sociedad en general. En la última década, la comunidad científica ha llegado a comprender que el microbioma del sistema digestivo juega un papel en el desarrollo de este trastorno. Un equipo de investigadores de la Universidad de Génova, coordinado con un grupo de colegas italianos del Centro de Cuidado para Enfermos de Alzheimer, de la Universidad de Nápoles, han confirmado la correlación, en seres humanos, entre un imbalance en el microbioma del sistema digestivo y la aparición y desarrollo de placas amiloides en el cerebro. Estas placas se han identificado como el origen de desórdenes neurodegenerativos característicos de la enfermedad de Alzheimer. Ciertas bacterias intestinales producen proteínas que han sido detectadas en la sangre de pacientes y que pueden modificar la interacción entre los sistemas nervioso e inmune e iniciar la enfermedad.

Los resultados del estudio, publicado en el Journal of Alzheimer´s Disease, abren camino para crear nuevas estrategias preventivas basadas en la modulación del microbioma de la gente con más riesgo. Ya un estudio anterior había revelado que la composición microbiótica de pacientes con Alzheimer poseía un grado alto de alteración comparando con gente que no sufría de esta enfermedad. Giovanni Frisoni, coautor del estudio, explica: “El microbioma de estos pacientes tiene una diversidad microbiana muy reducida, con una sobrerrepresentación de ciertas bacterias y una disminución marcada de otros microbios. Es más, hemos descubierto una asociación entre un fenómeno inflamatorio detectado en la sangre, ciertas bacterias intestinales y la enfermedad de Alzheimer; por lo tanto, la hipótesis que tratamos de comprobar es la siguiente: ¿es posible que la inflamación en la sangre sea un mediador entre el microbioma y el cerebro?

Niveles altos de lipopolisacáridos y de ciertos ácidos grasos de cadena corta (acético y valérico) en la sangre han sido asociados con la presencia de depósitos amiloides grandes en el cerebro. Por el otro lado, niveles altos de otro ácido graso de cadena corta, el butírico, ha sido asociado a la ausencia de patología amiloide.

Un estudio más, publicado en The Lancet en 2017, destacó los 9 factores que son modificables y pueden ayudar a la prevención de la demencia: baja educación escolar, hipertensión, discapacidades del oído, fumar, obesidad, inactividad física, depresión, diabetes, escaso contacto social. El estudio presente añadió tres factores más, basados en la evidencia de los últimos tres años: consumo excesivo de alcohol, contaminación del aire y traumatismo craneoencefálico.

Autor: Boletín público de la Universidad de Ginebra

Traducción y paráfrasis: IIEH

Fuentes: Se confirma vínculo entre la enfermedad de Alzheimer y el microbioma del sistema digestivo

 

No hay comentarios aún en “Correlación entre Alzheimer y el microbioma” .

Deje su comentario

En respuesta a Some User

Más artículos de este autor

Artículos relacionados